¿Por qué seguir rutinas es esencial para el bienestar de los niños? (2024)

La rutina no tiene por qué ser sinónimo de monotonía si se plantea con flexibilidad, pero la perseverancia es fundamental para que surta el efecto esperado y cree en los niños una sensación de solidez y estabilidad en su día a día. El caos provoca en toda la familia tensión y estrés. Se convierte en un círculo vicioso: los padres no marcan una agenda adecuada para estructurar la actividad de los niños y estos se descontrolan y trasladan, a su vez, nerviosismo a sus progenitores. “La creación de rutinas es un proceso necesario y muy beneficioso para el desarrollo evolutivo desde el inicio de la vida; a los bebés les gusta la repetición, y desde ahí se empiezan a instaurar sus rutinas, siempre en contacto y acompañados por sus figuras de apego o referencia”, explica Gema López, psicóloga general sanitaria especialista en infancia y familia.

Con una rutina establecida, se logra que los niños estén más tranquilos porque se consigue que las tareas sean predecibles para ellos. “Sienten calma y seguridad, que es un aspecto vital para su óptimo desarrollo evolutivo; desde que un niño es bebé necesita sentirse cuidado y contenido por un mundo adulto previsible”, comenta López. La psicóloga destaca que también los hábitos facilitan la organización en el sistema familiar y la crianza y fomentan las actitudes saludables con respecto a, por ejemplo, la alimentación o el sueño.

La autonomía es otro de los aspectos que se desarrollan gracias a la instauración de costumbres diarias. “Los niños son más organizados con sus tareas y proactivos; favorece la autoestima y seguridad en sí mismos, además de mejorar sus habilidades de cooperación para trabajar en grupo y de ayudarles a controlar mejor sus emociones”, explica Darío Fernández, médico de familia, puericultor y psicólogo clínico. No obstante, este especialista recomienda la flexibilidad con las rutinas: “Lo importante es crear un hábito, pero en algún momento puntual se puede saltar o posponer. La forma de plantearlo para que se integre con buen talante es hacerles entender que no es un capricho de los padres o autoritarismo”. Conviene anticipar esa rutina y, cuando se cumple, mostrar los beneficios de practicarla, como, hacer hincapié en que se logra más tiempo para jugar por haber hecho los deberes a su hora y haberse duchado pronto, según matiza el experto. Además, indica la importancia de dar ejemplo: “Para que el niño practique estas rutinas, las tienen que practicar también los padres porque aprende por modelo de imitación”.

La ausencia de una agenda organizada con los menores tiene consecuencias que les restan bienestar. “A los bebés les puede provocar inseguridad con sus progenitores y ambiente, porque carecen de un entorno predecible y no se sienten sostenidos, lo que puede activar en exceso su sistema de alerta y de segregación de cortisol, la hormona asociada al estrés”, advierte Gema López.

El caos horario se refleja en la conducta de los menores: “Se pueden poner nerviosos y tener dificultades para integrar horarios adecuados para dormir o alimentarse”, comenta Ana Pérez, miembro del Grupo del Sueño y Cronobiología de la Asociación Española de Pediatría (AEP). “La paciencia y la repetición son fundamentales para organizar el día sin muchos cambios y de manera ordenada, incluso durante las vacaciones, sobre todo cuando el niño es muy pequeño”, matiza la experta en sueño. Pérez incide en mantener una rutina correcta que promueva unos hábitos adecuados para dormir: “Se trata de una función biológica necesaria para el bienestar y la salud, sobre todo durante la infancia y la adolescencia”. Por ello, una de las costumbres importantes a establecer para los niños es la del denominado “presueño”: “Baño, pijama, canción, cuento o cualquier otra actividad tranquila antes de ir a la cama, así como mantener una hora similar para ir a dormir y despertarse”.

¿Por qué seguir rutinas es esencial para el bienestar de los niños? (1)

Las primeras rutinas

“Toda rutina se construye poco a poco y conlleva un proceso de acompañamiento que requiere tiempo, paciencia, y mucho afecto. Puede haber momentos en los que parece que no se avanza mucho o se retrocede, pero todo ello forma parte del camino”, retoma la psicóloga Gema López. Los hábitos iniciales más necesarios a introducir en la vida de los niños son los más básicos: sueño, alimentación, higiene y juego. Esta dinámica repetitiva debe ajustarse al ritmo evolutivo del niño.

“Depende de cada momento vital y de otros factores, como la edad, y las necesidades específicas de cada uno. Se trataría de plantear en el día a día las rutinas básicas, como las horas de la siesta, el sueño nocturno o los baños, y adaptarlas con flexibilidad a las circunstancias externas y a los cambios que tenga el niño”, prosigue López. La psicóloga asegura que una rutina no tiene que servir para todos los casos y hace ciertas matizaciones al respecto: “Por ejemplo, no es lo mismo durante el curso escolar, donde se necesita estar más organizados, que durante las vacaciones en que hay más relajo y hay que dejar tiempo para el ocio”.

Para ella, la clave está en la coherencia y la constancia: “Lo peligroso es que cada día sea diferente y el menor, en vez de sentirse seguro, cuidado, sostenido y contenido, perciba que hay descontrol o caos y no tenga una organización con la que sentirse seguro”, advierte la especialista. El hecho de que los menores normalicen, integren e interioricen sus rutinas les va a ayudar a mantener la dinámica de esos hábitos en el tiempo, sobre todo si lo comparten con sus padres, según sostiene esta experta. López aconseja que las rutinas se hagan juntos: “Por ejemplo, lavarse los dientes y jugar con las sensaciones que provoca, como el frescor en la boca”. Y recomienda a los padres que transmitan a sus hijos la idea de que las rutinas favorecen el desarrollo evolutivo y no resultan una condena.

Las rutinas por edades

Los hábitos a instaurar en la vida de los niños deben estar acordes a la capacidad que tienen según su edad, con indicaciones como las que aporta el psicólogo y pediatra Darío Fernández:

  • De 0 a 3 años: las pautas y horarios se centran en el descanso, la alimentación e higiene. Tener unos horarios muy similares a la hora de dormir o comer y para los momentos de lavarse los dientes o bañarse.
  • De 3 a 7 años: mantener las mismas costumbres que cuando el niño era más pequeño, pero añadir la faceta de la autorresponsabilidad, en aspectos como preparar la mochila antes de ir al colegio o tareas domésticas, como poner y quitar la mesa.
  • De 7 a 12 años: ampliar paulatinamente el área de responsabilidades, como a la hora organizar la agenda para hacer los deberes escolares de forma autónoma, aunque esté siempre disponible la supervisión y el apoyo de los padres.

Puedes seguir Mamas & Papas en Facebook, X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter quincenal.

¿Por qué seguir rutinas es esencial para el bienestar de los niños? (2024)
Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Neely Ledner

Last Updated:

Views: 5857

Rating: 4.1 / 5 (62 voted)

Reviews: 93% of readers found this page helpful

Author information

Name: Neely Ledner

Birthday: 1998-06-09

Address: 443 Barrows Terrace, New Jodyberg, CO 57462-5329

Phone: +2433516856029

Job: Central Legal Facilitator

Hobby: Backpacking, Jogging, Magic, Driving, Macrame, Embroidery, Foraging

Introduction: My name is Neely Ledner, I am a bright, determined, beautiful, adventurous, adventurous, spotless, calm person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.